viernes, 20 de junio de 2008

LAS VEGAS - ENTRE EL CIELO Y EL INFIERNO

Las Vegas, Nevada es una ciudad vibrante, pulsante, y el parque de entretenimientos para adultos más grande del mundo. Es una comunidad creada en el enorme Desierto Mojave
en el estado de Nevada, con el propósito específico de ser un oasis de entretenimiento y juegos de apuestas por dinero para los residentes de Los Ángeles que buscaban un poco de emoción en la era de post-guerra.. En las Vegas todo se hace (algunos considerarían que se todo se exagera) de forma grandiosa y espectacular. Sobre la calle principal, llamada Strip, hay una pirámide de vidrio negro que se eleva más de cien metros por sobre la superficie del desierto, con una réplica de la Esfinge de tamaño más grande que la verdadera. Junto a esta hay un castillo enorme decorado con brillantes colores. Cruzando la calle hay un perfil de los edificios de la ciudad de Nueva York, que incluye el puente de Brooklyn y la Estatua de la Libertad. Más adelante podrá ver una réplica de la Torre Eifell construida a una escala de mitad de la original, una réplica de tamaño casi real de la Piazza de San Marco de Venecia y un gran volcán que hace erupción cada 30 minutos. Cuando esté en Las Vegas, a menudo tendrá que preguntarse, "¿Esto es una ciudad de verdad o estoy en un fantástico parque de diversiones en algún otro planeta?"

En Las Vegas hay cientos de eventos de entretenimiento cada noche, como los famosos Espectáculos de Escenario de Las Vegas, eventos deportivos de importancia mundial o actuaciones de artistas famosos. Además, hay cientos de espectáculos menores de música, danza y comedia en otros bares, clubes y centros dedicados al entretenimiento por toda la ciudad. Parecería que esta ciudad no duerme nunca. La frivolidad continúa toda la noche y los jugadores serios continúan su ambición de riquezas hasta bien pasado el amanecer y entrado el nuevo día.

El día de Navidad de 1829, el explorador mexicano Rafael Rivera (miembro de la caravana del español Antonio Armijo que daria el nombre al lugar)
dio con un oasis polvoriento que estaba en medio del desierto de Mojave. Rivera fue el primer hombre no indio, que no era ni paiute, ni washoe, ni shoshone, que puso los pies en lo que hoy es Las Vegas, y a partir de entonces aquel oasis fue registrado en los mapas y se fue convirtiendo en parada obligada de viajeros, comerciantes y buscadores de oro.
El 13 de mayo de 1844, 14 años después de que Rivera dejara al descubierto, sin saberlo, la caja de Pandora, el capitán John C. Fremont estableció ahí el primer campamento. Actualmente, en una sección de la calle que lleva el nombre del capitán, se ha construido una suerte de hangar donde hay tiendas y restaurantes, vida normal de ciudad, pero con la salvedad de que amanece y se pone el sol varias veces al día, cada tantos minutos canta un gallo y cada tantos otros se oye un grillo; una ficción ultrakitsch y mastodóntica que es la antítesis de la noche perpetua que disfrutan los jugadores de bingo o de black jack, que llegan recién duchados a la hora del atardecer y que horas después, luego de haber perdido o ganado una fortuna, piden whisky y le palpan los muslos a una camarera, amparados por la noche cerrada que hay dentro del casino a las diez y media de la mañana. Aquí ya puede irse paladeando la megalomanía que durante décadas sembró la mafia en Las Vegas: en una ciudad donde la noche y el día pueden gestionarse a placer, ir a por un trago a Bombay, como proponía Sinatra, parece un acto inocente y simplón.
En el año de 1855, una tropa de mormones, llegados de Salt-Lake City, construyó un fuerte de adobe, y desde ahí, en los tiempos libres que les dejaba su compromiso espiritual, comenzó a controlar la ruta del correo hacia Los Angeles, a cultivar la tierra que circundaba el fuerte y a extraer plomo, para fabricar balas, de la montaña del Potosí. Tres años más tarde, en 1858, los mormones abandonaron el fuerte asolados por una horda enardecida de indios paiute, que lanzaba tiros al aire con las balas que al parecer habían robado del mismo arsenal mormón.
En 1904, ese oasis insulso y polvoriento que era Las Vegas experimentó un cambio vertiginoso con la llegada del Union Pacific Railroad, el tren que conectaba el desierto de Mojave con el resto del país. Llegaron los primeros “saloons” con sus casas de huéspedes, un concepto entonces en ciernes que se iría perfeccionando hasta llegar a los mega-resorts que son hoy los hoteles en Las Vegas, fundamentados en aquella idea primigenia de que el jugador, o el apostador, lo tenga todo a mano –su cama, la ducha, Cracatoa, el Caribe o la tumba de un faraón egipcio– para que no se aleje de la noche artificial que permanentemente le espera con sus fauces abiertas.
Cuando todo estuvo listo, el 15 de mayo de 1905, hace exactamente 100 años, William Andrews Clark, senador por Montana, dueño de la línea del Union Pacific que pasaba por ahí, subastó 1.200 lotes alrededor de la estación que se vendieron en unas cuantas horas, y que marcaron el trazo general de la ciudad de Las Vegas.
El 1 de octubre de 1910, en un golpe de timón que echaría a andar el alma negra de la ciudad, el gobierno prohibió los casinos, y fue ese lapso, que se extendió hasta 1931, el que alimentó el juego clandestino en sótanos, covachas y catacumbas y, de paso, la pasión que tienen los habitantes de Las Vegas por jugar hasta las diez y media de la mañana.
Aquella prohibición tan productiva terminó gracias al proyecto de Phil Tobin, un ranchero adinerado que propuso que los impuestos recabados en los casinos fueran a parar a la educación pública y a diversas obras sociales.
Esto, más una enorme población flotante de gente que trabajaba en la construcción de la presa Hoover, le dio a Las Vegas un segundo aire que se consolidó en 1941, con la II Guerra Mundial y la reactivación de la base militar Nellis, que estaba ahí cerca llena de pilotos y soldados que cuando no batallaban con el enemigo lo hacían en la mesa del black jack.



Durante ese año, Tommy Hull construyó, sobre la carretera que iba a Los Angeles y que hoy es la célebre strip, El Rancho Vegas Hotel-Casino, y unos meses después, junto a este hotel originario, se construyeron el Last Frontier, el Thunderbird y el Club Bingo.




Con 6 millones de dolares (proveniente de la mafia), Bugsy Siegel inaugura el hotel Flamingo en 1946, nombrado así por el apodo de su amante, Virginia Hill. En respuesta a las dudas que el contratista de edificios Del E. Webb tiene con respecto a una ola de mafiosos invadiendo la ciudad, Siegel se ríe y le asegura a Webb, "Nosotros sólo nos matamos los unos a los otros." Esta frase terminaría haciéndose realidad. Solamente seis meses después de haber inaugurado el Flamingo, Siegel fue asesinado en Los Ángeles, un crimen supuestamente ordenado por los jefes de la mafia asociados con Siegel para poder cambiar la gerencia del Flamingo.Su legado de lujosos hoteles casinos controlados por gansters continuó en Las Vegas por muchas más décadas. Hoy en día, este oasis de juegos de apuesta ubicado en medio del desierto tiene más de un millón de habitantes y más de 38 millones de visitantes por año.


Esta es una de las ciudades con más rápido crecimiento de todos los EE.UU., con más de 5.000 residentes nuevos estableciéndose aquí todos los meses. Tiene catorce de los quince hoteles más grandes de los EE.UU. y más de 130.000 habitaciones de hotel disponibles para sus visitantes. Los juegos de apuesta por dinero y el entretenimiento continúan siendo sus atracciones más importantes y las industrias más grandes. Supuestamente, ya no hay más gangsters mafiosos en la escena de las apuestas de Las Vegas, pero estos han sido reemplazados por grandes dueños corporativos. (¿Y esto es una mejora?). En 1999, Oscar Goodman, un ostentoso abogado cuya apasionada defensa de muchos gangsters y criminales famosos le había ganado el título no oficial de "boca de la mafia", fue elegido intendente de Las Vegas. Él parece ser un personaje apropiado para liderar el gobierno de "la Ciudad del Pecado" de EE.UU.

El Boulevard Las Vegas es conocido como "la Strip"
Las Vegas está en la esquina sudoeste de Nevada, cerca del límite con California y Arizona. Está a 275 millas (450 km) de Los Ángeles y a menos de cuatro horas de viaje por una excelente autopista interestatal. La ciudad está situada en un ancho valle desértico rodeado de áridas y desoladas montañas. Recibe sólo 2 pulgadas (5 cm) de lluvia por año. Aún así, la ciudad es un oasis de césped verde, flores y palmeras mantenidos con agua importada. Hay un vasto tablero de residencias urbanas esparcidas por todo el piso del valle por docenas de millas a la redonda, con nuevas casas apareciendo eternamente, como campos de cactus en el medio del desierto.


Toda la acción está centrada en una ancha avenida que se extiende hacia el norte, por docenas de millas, desde el extremo sur de la ciudad, hasta llegar al corazón del centro. Este es el Boulevard Las Vegas, comúnmente conocido como "la Strip". El Aeropuerto Internacional McCarran está pegado al extremo sur de la Strip, y casi todos los casinos más importantes están alineados a ambos lados de este boulevard. Un recorrido por el Boulevard Las Vegas le permitirá ver la pirámide del casino Luxor, el perfil de edificios del casino Nueva York, la Torre Eifell del casino Paris, la gran carpa del casino Circo y la impresionante torre del casino Estratósfera. Eventualmente llegará hasta el centro de Las Vegas y a la calle Fremont, donde están los antiguos centros de juegos de apuesta como Binyons y el Golden Nugget. El sólo hecho de andar en coche por la strip y ver estos espectaculares casinos y complejos turísticos es una experiencia fantástica. Durante la noche, "la strip" toma vida con miles de luces fluorescentes de colores y millones de luces pulsantes.

Las ofertas generalmente se encuentran "fuera de la strip"
La mayoría de los hoteles casino de Las Vegas más grandes y más lujosos están ubicados sobre el extremo sur de la strip, cerca del Aeropuerto McCarran. Aún los más pequeños de estos nuevos casinos tienen más de 2.000 habitaciones, y el MGM tiene más de 5.000. Cada casino tiene miles de máquinas de juegos con monedas, cientos de mesas de juego, múltiples restaurantes, numerosas tiendas, teatros con "Espectáculos al estilo de Las Vegas" y numerosos bares, salones de bebidas y otros centros menores de entretenimiento.

Sobre el extremo norte de la Strip, a unas pocas millas del Aeropuerto McCarran, y todavía dentro de la zona del centro, pero un poco más hacia el norte, los casinos son un poco más viejos y menos espectaculares. Esto implica que ofrecen sus habitaciones, sus restaurantes al estilo "diente libre" y sus espectáculos a precios baratos, para motivarlo a hospedarse y apostar con ellos. También hay unos pocos casinos grandes, como Sam's Town y Boulder Station, ubicados lejos de la strip. Estos casinos aislados a menudo ofrecen ofertas super-económicas.

Bodas en Las Vegas

Desde sus primeros tiempos, cuando Las Vegas no era nada más que un adormecido pueblito del desierto, Nevada ha tenido fama de ser un estado muy permisivo que permitía los juegos ilegales por dinero, la prostitución legal y el divorcio fácil.


Muchos ciudadanos de California viajaban hasta Las Vegas para obtener divorcios fáciles de sus esposos o esposas. Como los divorcios instigaban el deseo de conseguir una nueva pareja, Las Vegas comenzó a ofrecer bodas rápidas y fáciles para acompañar a los divorcios rápidos y fáciles. Comenzaron a aparecer capillas de bodas por toda la Strip para brindar sus servicios en esta industria muy particular del cambio legal de pareja.

Hoy en día, muchos estados ofrecen divorcios rápidos y sin culpa, así que los "divorcios de Las Vegas" ya no están en gran demanda. Sin embargo, esta ciudad mantuvo su fama de ofrecer casamientos rápidos y fáciles. Todavía podrá ver las capillas de casamiento sobre la strip y en la zona del centro, cerca de la Corte del Condado Clark. Casi todos los casinos tienen sus propias capillas de bodas o salas de casamientos. La oficina de matrimonio de la ciudad está abierta hasta la medianoche durante los días de semana y las 24 horas durante los fines de semana, de Viernes a Domingo. Si de repente decide casarse a las 4 de la mañana de un Domingo, puede hacerlo muy fácilmente en Las Vegas.

El Entretenimiento en Las Vegas
Desde la época de Bugsy Siegel, Las Vegas ha sido famosa, no sólo por los juegos de apuesta, sino también por su bebida, sus buenos restaurantes y sus extravagantes entretenimientos, especialmente los Espectáculos de Las Vegas. Todos estos ingredientes originales todavía están disponibles aún en mayor cantidad y calidad en la ciudad de Las Vegas de hoy.



Los famosos espectáculos de la vieja Las Vegas eran generalmente una variedad de espectáculos que incluían artistas famosos, bandas bien conocidas, bailarinas con muy poca ropa y humor vulgar. Todavía puede encontrar espectáculos de este tipo sobre la Strip. Las actuaciones de la tarde y de primeras horas de la noche son generalmente presentaciones más resguardados y orientadas a la familia, mientras que las actuaciones de tarde en la noche están más orientadas a los adultos e incluyen personas desnudas, humor vulgar y temas adultos. Un espectáculo típico de Las Vegas, orientado para toda la familia, se lleva a cabo todas las tardes en el Casino Estratósfera y el precio de la entrada es bastante razonable.


En Las Vegas siempre hay al menos dos o más producciones al estilo Broadway con espectáculos musicales o teatrales. Hay un número de artistas "permanentes" de Las Vegas con presentaciones en Casinos por toda la ciudad, y distintos artistas nuevos y mundialmente famosos que aparecen por tiempo limitado casi todas las semanas. Además de todo esto, hay espectáculos gratuitos y opciones de entretenimiento gratuitas en muchos de los casinos, todos los días. Verdaderamente a esta ciudad no le faltan diversiones.

Fuentes revisadas

http://www.usatourist.com

http://www.lonelyplanet.es

http://www.rionegro.com.

No hay comentarios: