miércoles, 22 de abril de 2020

FORT APACHE - LA VIDA EN EL FUERTE






Primera película de la llamada trilogía de la caballería de John Ford, y uno de sus tantos y grandísimos western a la altura de Centauros del desierto.
Es una película típica del viejo Ford, echa en ese tono poético y lírico, con buenísimas escenas de baile, buenísimos planos del Monument Valley, Ford tenia esa extraña virtud de meter en una coctelera, música, drama, comedia, batallas, una buena dosis de vida cotidiana, todo ello muy bien documentado y bien mezclado, y hacer un excelente western.

"Tiene una cualidad que muchos consideran un defecto y es que es una película profundamente emocionante" Eduardo Torres Dulce

Sinopsis;
Terminada la Guerra de Secesión (1861-1865), el general Owen Thursday, tras ser degradado, es enviado a Fort Apache en calidad de coronel para hacerse cargo del mando. El fuerte, situado en medio del desierto de Arizona, es un puesto militar fronterizo cuyos soldados están curtidos en la lucha contra los apaches mescaleros. Fort Apache es considerada una de las mejores películas de Ford. Un film crítico con el papel del ejército y que reflexiona una vez más sobre la figura del héroe.

La película hizo que John Ford fuera calificado como fascista, conservador, belicista, colonialista y contrario a los pieles rojas, críticas que no se justifican viendo la película.


Teniente Coronel Thursday (Henry Fonda) - "Los apaches ya no son lo que eran, a juzgar por los que he visto de camino a este fuerte".
Capitán York (John Wayne) - "Discúlpeme, coronel, pero si los vio, es que no eran apaches".













Fort Apache (Un relato de Rafael Narbona, para RDL revista de libros)

Hay victorias amargas y derrotas épicas. Según los historiadores, el tribuno romano Escipión Emiliano lloró sobre las ruinas de Cartago mientras citaba un verso de la Ilíada que profetizaba la destrucción de Troya. No pensaba en Troya, sino en Roma, cuya caída presentía en un momento indeterminado –pero quizá no muy lejano− del porvenir. Su triunfo no le había nublado la vista hasta el extremo de olvidar la fragilidad de todas obras humanas, incluidas las más colosales. George Armstrong Custer, teniente coronel del Séptimo Regimiento de Caballería de los Estados Unidos, careció de esa clarividencia, que deja abierta la puerta al fatalismo. Pensó que derrotaría con facilidad a las tribus acampadas en Black Hills, añadiendo un nuevo hito en la historia de un genocidio. Su arrogancia le costó la vida y la aniquilación de su destacamento. Sólo un caballo, «Comanche», sobreviviría a la masacre. Caballo Loco y Jefe Gall desplegaron una enorme habilidad táctica, dirigiendo eficazmente a sus guerreros contra unas tropas que sucumbieron al pánico apenas descubrieron su inferioridad numérica y la incompetencia estratégica de sus oficiales. La derrota sufrida por los blancos cerca de Little Bighorn, un pequeño río de Montana, adquirió de inmediato una dimensión épica. La pintura y, más tarde, el cine, nos acostumbraron a una estampa heroica, con Custer en pie junto a sus últimos hombres, disparando con un revólver a los indios que lo han acorralado. La realidad no se corresponde con esa imagen. Algunos historiadores apuntan que «Cabellos Largos», el sobrenombre que le asignaron los indios, murió enseguida de un disparo en el pecho. Otros especulan que tal vez se suicidó, pues tenía un tiro en la sien izquierda. El resto del destacamento no compuso un círculo para resistir junto a la bandera del regimiento. Huyó a la desbandada, a veces arrojando las armas, hasta que una flecha, una lanza o un tomahawk puso fin a su carrera. Sucedió entre el 25 y el 26 de junio de 1876.


 John Ford recrea este acontecimiento en Fort Apache, la primera entrega de la trilogía dedicada a la Caballería de Estados Unidos. Estrenada en 1948, vulnera uno de los principios fundamentales de la poética fordiana: imprimir la leyenda aunque se aparte de la realidad. El cineasta de origen irlandés cambia los nombres y los escenarios, pero es evidente que se refiere a Custer y a Little Bighorn, ofreciendo una perspectiva desmitificadora de los hechos. Es algo especialmente meritorio, pues en esas fechas aún no habían comenzado a circular las tesis revisionistas sobre las Guerras Indias, un conflicto que costó la vida a trescientos setenta mil nativos y veinte mil blancos. Aún se hallaba muy reciente Murieron con las botas puestas (They Died with their Boots On), dirigida por Raoul Walsh en 1941, con Errol Flynn en el papel de Custer. Walsh se había mantenido fiel al mito, atribuyendo al polémico comandante del Séptimo de Caballería una personalidad heroica y romántica. Era imposible no simpatizar con un militar que cortejaba galantemente a Olivia de Havilland, cuidaba su aspecto con la extravagancia de un dandi y cantaba con alegría contagiosa «Garry Owen», sin otro anhelo que conquistar la gloria. En cambio, John Ford elabora una versión de Custer Página 1 de 5 completamente diferente. El teniente coronel Owen Thursday, brillantemente interpretado por Henry Fonda (quizás el actor que mejor sabía caminar ante una cámara), es frío, intransigente y egocéntrico. Destinado a Fort Apache en el desierto de Arizona, ha perdido el grado de general obtenido durante la Guerra de Secesión. Se siente postergado, humillado, tal como le sucedió a Custer en la vida real. Su resentimiento ahoga las emociones más humanas, como la ternura, el humor, la amistad o, incluso, el afecto filial. Nada le parece tan importante como su carrera militar, ni siquiera Philadelphia (Shirley Temple), su única hija. Aunque resulta antipático desde el principio, a veces inspira cierta compasión. No se parece en nada al Custer de Errol Flynn. Serio, austero, casi ascético, apenas sabe relacionarse con los demás. Se le nota sumamente incómodo durante los bailes que se celebran en Fort Apache. Si pudiera elegir, permanecería al margen de las celebraciones, pero como comandante en jefe tiene que respetar ciertas convenciones, como bailar con Mrs. O’Rourke (Irene Rich), esposa del sargento mayor (Ward Bond). Su carácter lo condena a la soledad y, en muchas ocasiones, al ridículo. Cuando su hija amuebla su casa con la ayuda de Mrs. O’Rourke y Mrs. Collingwood (Anna Lee), que le proporcionan muebles, cuadros, lámparas, cortinas e incluso una criada mexicana llamada Guadalupe (Movita Castaneda), se enciende un puro, examina la tarjeta de visita del teniente Michael Shannon O’Rourke (John Agar) y se sienta en una vieja butaca colocada junto a una chimenea. La butaca no soporta su peso y se hunde con él, dejándolo atrapado en una posición grotesca. Necesitará la ayuda de Philadelphia y Guadalupe para ponerse en pie. Con un pequeño incidente, John Ford ha logrado humanizar a su personaje, mostrando que su soberbia no le hace parecer más respetable, sino más cómico en las situaciones embarazosas. John Ford se basó en «Masacre», un relato de James Warner Bellah, un excombatiente de la Gran Guerra, donde sirvió como piloto de la Royal Flying Corps de Reino Unido, y de la Segunda Guerra Mundial, en la que llegó a coronel del Cuerpo de Marines de Estados Unidos. Warner Bellah se convirtió en un prolífico escritor de cuentos y novelas del Oeste. Fue un autor popular, escasamente preocupado por el estilo y con unas ideas sumamente conservadoras. Frank S. Nugent, implacable crítico cinematográfico y, más tarde, guionista habitual de John Ford, realizó una magnífica adaptación del relato, rebajando el maniqueísmo de Bellah, que exaltaba sin matices a la Caballería y denigraba sin límites a los indios. Fort Apache no es una película revisionista. Desde el primer fotograma, la Caballería mantiene un perfil heroico. La primera imagen muestra la silueta de un corneta a caballo, recortándose contra el paisaje de Monument Valley. Su estampa contrasta con las filas de indios que desfilan amenazadoramente por el desierto, con la piel estragada por el sol y la mirada afilada por una ferocidad innata. Más adelante, su violencia ya no será un presentimiento, sino un hecho, cuando Philadelphia y el teniente O’Rourke descubran los cuerpos carbonizados de dos soldados atados a las ruedas de un carromato. Sin embargo, Ford no atribuye a los apaches una violencia gratuita. Cochise (Miguel Inclán) no es un salvaje. Cuando el capitán Kirby York (John Wayne) y el sargento Beaufort (Pedro Armendáriz) cruzan río Grande y se entrevistan con él en México, adoptan un comportamiento ceremonioso, mostrando claramente que lo consideran un gran jefe guerrero. Por el contrario, cuando el teniente coronel Thursday le tiende una trampa, fingiendo que está dispuesto a negociar una paz honrosa, prescinde de Página 2 de 5 cualquier formalidad y, aunque sabe que Cochise no miente al quejarse de los abusos cometidos contra los apaches por Meachum, el agente indio (Grant Withers), le acusa de ser un bandido hostil al gobierno de Estados Unidos, exigiéndole que se entregue de forma incondicional. Cochise derrotará al regimiento de Thursday, empleando la astucia, pero respetará la vida del capitán York y un pequeño grupo de soldados que se ha parapetado detrás de los carros, limitándose a clavar en el suelo el banderín arrebatado a los hombres que han caído. Thursday conocía los métodos de Meachum. De hecho, pudo comprobar que había alterado su báscula de pesar carne para estafar a los apaches. También sabía que les vendía rifles y güisqui. Su cinismo había llegado al extremo de esconder las armas y el alcohol en cajas que presuntamente contenían biblias. En una escena memorable, le pedirá al sargento Mulcahy (Victor McLaglen) que le escancie unos versículos y dé su opinión sobre una bebida infernal que –a su juicio– parece azufre líquido. Mulcahy dará dos tragos y, con los ojos húmedos, mascullará con dificultad, casi como si no pudiera respirar: «Es preferible que no tener nada». Nada de eso le impedirá engañar a Cochise, tendiéndole una ignominiosa trampa. No le importará que el capitán York haya comprometido su palabra. Cuando éste le recrimina su actitud, responde displicente que entre un oficial y «un salvaje, un analfabeto, un asesino sin civilizar» no se aplican las reglas del honor. Thursday ha preparado su celada, estudiando los ensayos sobre estrategia militar del general sudista Robert E. Lee, pero el «salvaje» y «analfabeto» Cochise no necesita ningún estudio teórico para derrotar a un enemigo que carga desplegado a toque de trompeta, cometiendo la imprudencia de internarse en un desfiladero. El capitán York le advierte que comete una gravísima imprudencia, pero Thursday le acusa de ser un cobarde, ignorando sus palabras. Sin embargo, Kirby acudirá a su rescate cuando se queda indefenso y sin montura. Hace poco le ha desafiado, arrojando un guante al suelo por dudar de su valor, pero es su comandante en jefe y el sentido del deber le obliga a socorrerlo. Thursday, que no es un cobarde, aprovecha su gesto para reunirse con los últimos hombres de la columna atacante, refugiados en una depresión del terreno. Sabe que va a morir y no le importa.


Admite que se ha equivocado, pero la cobardía no es uno de sus defectos. La interpretación de Henry Fonda es impecable: sobrio, contenido, elegante, creíble. Sus movimientos son cine en estado puro. Cuando saluda, dispara o, muy a su pesar, baila. El trabajo de John Wayne no es menos notable. John Ford aún se resistía a convertirlo en el protagonista de sus películas, pero ese mismo año Howard Hawks le permitirá demostrar su talento en Río Rojo (Red River), encarnando al duro e inflexible Thomas Dunson. Impresionado por su actuación, Ford le cederá el protagonismo en las dos películas restantes de la trilogía dedicada a la Caballería de Estados Unidos: La legión invencible (She Wore a Yellow Ribbon, 1949) y Río Grande (1950). El capitán York no se parece a Dunson. Es atento, comprensivo, afable. Un excelente compañero de velada, como se aprecia en casa de los Collingwood, donde se celebran a menudo reuniones informales. El capitán Sam Collingwood (George O’Brien) fue compañero de Owen, pero cometió un error. No sabemos cuál, pero todo apunta hacia un acto de cobardía durante la Guerra de Secesión. Su mujer, Emily, era la mejor amiga de la madre de Philadelphia. Thursday no es sentimental y no tendrá en cuenta esa circunstancia. Cuando se reencuentra con Sam en Fort Apache, se niega a estrecharle la mano. Página 3 de 5 Como siempre, Ford cuida los personajes secundarios. El matrimonio O’Rourke, padres del joven Michael, encarnan las mejores virtudes de la tradición militar: entereza, serenidad, coraje, estoicismo, capacidad de sacrificio y sentido de la lealtad. Pese a ello, Thursday se opone al noviazgo entre su hija Philadelphia y el joven teniente. Aunque éste es oficial, sus padres pertenecen a una clase social inferior. Michael estudió en West Point por decreto presidencial. Adquirió ese derecho por ser hijo de un suboficial condecorado con la Medalla de Honor, pero esa proeza no impresiona al altivo Owen, que, además, no simpatiza con los irlandeses. Victor McLaglen se interpreta una vez más a sí mismo. Algunos no soportan sus tics; otros adoramos sus gestos de gigantón bondadoso, borrachín y pendenciero. Hank Worden no es menos adorable como recluta yanqui y excombatiente sudista. Sus reiterados apretones de manos con el sargento Beaufort, que también sirvió en el ejército de la Confederación, evidencian el talento de John Ford para la comedia. El capitán médico Wilkens (Guy Kibbe) también estrecha la mano repetidas veces al director de la pequeña orquesta que pone música a los bailes de oficiales y suboficiales. Lo hace porque abusa de la bebida, especialmente del oporto. En general, todos los personajes beben en abundancia. John Ford era un alcohólico sin mala conciencia que desconfiaba de los abstemios. De hecho, Thursday apenas bebe, pues no le gusta perder el control. En cambio, Collingwood bebe demasiado, pero su debilidad no inspira desprecio. El sargento Quincannon (Dick Foran) se pasa mucho tiempo en el calabozo, probablemente por sus borracheras, pero eso no le impide ser un excelente cantante que hace más agradables las noches más templadas, cuando las familias y sus invitados salen al porche. El clima del desierto de Arizona es implacable, pero una buena canción irlandesa convierte una tierra inhóspita en un lugar amable y acogedor. Fort Apache es un western que aborda un capítulo de las guerras apaches. Es, por tanto, una película bélica, pero las escenas de violencia apenas ocupan espacio en el metraje. La persecución del carro que conduce una pequeña escuadra de la Caballería bajo el mando del teniente O’Rourke evoca claramente la famosa secuencia de La diligencia (Stagecoach, 1939), con la cámara moviéndose –algo poco frecuente en Ford− para captar la persecución en todo su dramatismo. La lona que se desprende poco a poco del carro introduce una nota de lirismo y un momento épico, pues el teniente O’Rourke desenvaina su sable para cortar el último hilo y desembarazarse de un lastre que les hacía temblar como un barco con las velas desplegadas en medio de un huracán. Sin embargo, Ford elude las escenas de combate, recurriendo a una nube de polvo que oculta el enfrentamiento entre el destacamento de Caballería que acude al rescate y la partida de apaches que hostigaba a la escuadra. Sucede lo mismo durante la carga final de Cochise sobre Thursday y sus hombres.


Protegidos por un desnivel, desaparecen en el polvo cuando los apaches arrasan su posición. Ford busca la eficacia narrativa y sabe que la alusión siempre supera a lo explícito. La espectacularidad nunca es un acierto, pues resta autenticidad. Una pincelada siempre es más poética que un brochazo. Philadelphia pierde su elegante sombrero de Boston cuando huye por Monument Valley en compañía del teniente O’Rourke. Es el mismo sombrero que había fascinado a «Ma» (Mary Gordon), una sencilla mujer que había atendido a «Phil» y su padre durante una escala de la diligencia. «Ma» se lo había probado y se había observado en un espejo, mientras los cocheros celebraban su aspecto. El sombrero no es un detalle irrelevante, sino una prenda que muestra el Página 4 de 5 contraste entre un territorio salvaje y el refinamiento de la ciudad. Simboliza la civilización, la armonía, el lujo, la sofisticación, la galantería. Por eso, el joven oficial retrocede unos metros para recuperarlo. Su gesto parece irracional, pero no carece de significado. Ford aprovecha la ocasión para filmar una extraordinaria panorámica de las mesas del desierto, alzándose sobre un paisaje con una dura belleza.


John Ford desmitifica la leyenda de Custer, pero no pretende desacreditar a la Caballería. Cuando las mujeres de los soldados contemplan al regimiento alejándose del fuerte para encontrarse con Cochise, presumen que tal vez sucederá algo terrible. Un soldado entrega a Mrs. Emily una carta que anuncia la concesión de su nuevo destino a su marido, pero ella prefiere guardársela. Collingwood lleva años soportando la sospecha de cobardía y por fin ha surgido la oportunidad de acabar con las habladurías. Quizás a un precio terrible, pero en el ejército la vida a veces es menos importante que el honor. Mrs. Emily observa partir al regimiento, intentando localizar a Sam con la mirada, pero no logra encontrarlo: «No puedo verlo –gime−. Sólo veo las banderas». Después del desastre, el capitán York asume el mando del fuerte. Un grupo de periodistas lo entrevistan, examinando con admiración un retrato de Thursday y su sable: «Debió de ser un gran hombre y un gran soldado», comenta uno. «Nadie murió con mayor coraje, y obtuvo más gloria para su regimiento», contesta York. Otro periodista habla con entusiasmo de la carga de Thursday, recreada en un célebre cuadro y señala que se ha convertido en el héroe de los escolares estadounidenses. York prefiere callar, preservando la leyenda. No beneficiaría a nadie contar que la famosa carga constituyó una gran irresponsabilidad.


Cuando otro periodista lamenta que se recuerde a los Thursday, pero no a los Collingwood, Kirby afirma que todos los caídos siguen vivos en el regimiento. Su recuerdo perdurará más allá de sus penalidades cotidianas y su escasa paga, pues Thursday hizo que el regimiento se convirtiera en leyenda. Mientras habla, el rostro de York, que habla mirando por una ventana, se funde en el cristal con el reflejo de un destacamento preparado para combatir a los apaches. Inmediatamente después, se cala hasta los ojos un quepis como el que llevaba Thursday en vez su habitual sombrero blanco. Siempre es preferible el mito a la humillación de una derrota. York no cometerá la imprudencia de destruir una leyenda que infunde valor en los soldados y orgullo en la nación. Fort Apache es una de las películas más completas de John Ford, pues combina eficazmente épica, tragedia y comedia. Como sucederá más adelante con El hombre que mató a Liberty Valance (The Man Who Shot Liberty Valance, 1962) exalta la leyenda como pilar de la historia de una nación, pero se reserva el derecho de narrar la verdad. Lo hace como un actor de teatro que monologa en un extremo del escenario, fingiendo que nadie le escucha. Sin embargo, sabe que todos le oyen. La realidad está ahí, ineludible, pero necesitamos los mitos para aguantar su carga de imperfecciones.


RDL revista de libros (Rafael Narbona)
https://ecam.es/

miércoles, 15 de abril de 2020

LA TUMBA DE JOHNNY RINGO

Cerca de las montañas Chiricahua, la tumba de Johnny Ringo






La muerte de Johnny Ringo es algo que sigue sin resolverse, suicidio?, lo mato Frank Leslie?, Wyatt Earp? o fue Doc Holliday?, como seria muy largo de contar me quedo con la versión de la muerte a manos de Holliday, en el post "DOC HOLLIDAY- GENTLEMAN GUN , UN ALMA ATORMENTADA" explico el porque de mi conclusión, y si no fue Doc, fue Frank Leslie, amigo también de Wyatt y Doc, la versión del suicidio queda descartada y la de Wyatt también, porque nunca lo reconoció y sabiendo de su ego, es extraño que de haber sido el que  no lo hubiera contado, es mi parecer y he leído muchas versiones, incluida la versión original de la época sobre su suicidio.

Cristi en el sitio exacto donde se encontró el cadáver de Ringo






Johnny Ringo fue encontrado muerto en la base de un árbol de roble negro en West Turkey Creek Canyon, con una Colt calibre .45 en la mano y una herida de bala en la sien derecha. Fue enterrado a pocos metros de este lugar. El gran roble permanece en ese sitio. Una gran roca blanca colocada encima de un montón de pequeñas piedras, también blancas, marcan la ubicación de la tumba, la cual muestra la siguiente inscripción: "John Ringo 13 de julio 1882". Detrás de la tumba se encuentra una amplia estructura de roca que ostenta una placa histórica conmemorativa.

Comienzo del camino de Turkey Creek Road









La tumba de Ringo se encuentra muy cerca de las montañas de Chiricahua, que son parte del Bosque Nacional de Coronado, que se encuentra a más o menos 30 millas al sureste de Willcox, en Arizona. No fue nada facil de encontrar, la verdad que tuvimos que hacer casi una labor arqueologica  a lo Indiana Jones para llegar hasta ella, olvidaros del gps, en esta zona apenas funciona, para llegar desde la ruta I-10/U.S. 191 (interestatal 10/Ruta federal 191), toma la salida en la Avenida Haskell.en dirección hacia Willcox. Toma luego la ruta 186 (que sólo va en una sola dirección) hacia el sureste, hasta que se convierta en la ruta 181 (continua hacia el sur y no te desvíes hacia la ramificación este de la ruta). Pasadas unas 12 millas , la ruta 181 gira bruscamente hacia el oeste. Al llegar a ese sitio mira a la derecha en busca de un camino de tierra llamado Turkey Creek Road. Viaja a lo largo de este camino unas 4 o 5 millas . Este se convertirá East Turkey Creek pasadas unas 3 o 4 millas .

La única puerta del rancho por la que se puede entrar a ver la tumba











A pesar de que es un hecho histórico del estado, la tumba de Ringo se encuentra en una propiedad privada: el Rancho Sanders, ubicado en Wild Turkey Creek. La tumba está dentro de una pequeña parcela cerrada dentro del rancho, que permanece abierto al público desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde, todos los días del año. No se cobra entrada*














Comienza a caminar, una vez que estés dentro de la finca. Encontrarás la tumba a unas 100 yardas de la casa del rancho de Sanders.
Busca la indicación del "Sitio Histórico", que es una gran placa verde colocada sobre un murete de piedras rojas en concreto justo detrás de la tumba cubierta por piedras blancas, en la foto es el murete a la izquierda de dicha foto. Dicha placa contiene una breve biográfica de John Ringo dentro de un esquema del mapa de Arizona, con una anotación en la parte inferior indicando que el pequeño monumento fue dedicado por la Cochise Archaeological and Historical Society  y la Arizona Historical Society.



















*No se cobra entrada, pero dentro de la finca al lado de la misma tumba, hay una especie de hucha metálica , para si quieres hacer alguna donación para mantener la finca y el lugar como sitio de visitas, es voluntario, pero evidentemente merece la pena colaborar con alguna propina, pues el lugar esta bien cuidado y lo merece.





lunes, 23 de marzo de 2020

FOUR CORNERS - LAS CUATRO ESQUINAS

La bloguera sentada sobre los cuatro estados










Las Cuatro Esquinas (Four Corners Monument) es un pequeño monumento del sudoeste de los Estados Unidos,  la mayor parte es de la Nación Navajo, seguido de las reservas tribales y naciones Hopi , Ute y Zuni, contiene un hito fronterizo que marca el punto de unión cuádruple de los estados de Arizona, Colorado, Nuevo México y Utah


Banderas que rodean el monumento de las cuatro esquinas. En el sentido de las agujas del reloj a partir de la bandera más frontal, la bandera del estado de Arizona , la Bandera de la Nación Navajo (dos veces), Utah , Reserva de la tribu Ute, Mountain Ute , Colorado , Nuevo México , Nación Navajo (tercera instancia) y la bandera de los Estados Unidos .

















El denominado “Four Corners” es una región de los Estados Unidos que consiste en la esquina suroeste de Colorado , la esquina sureste de Utah , la esquina noreste de Arizona y la esquina noroeste de Nuevo México  es decir puedes estar en cuatro estados al mismo tiempo, realmente es una curiosidad que solo ocurre en este sitio de los EEUU, es un ejemplo de un límite político que es un destino turístico por derecho propio.

La posición del punto fue marcada inicialmente en 1868 y se señalo con un pedestal de piedra blanca. Mas tarde, en 1912, se colocó el primer marcador permanente, que fue sustituido en 1992 por un pedestal de granito en el que se encajó un disco de bronce circular alrededor del punto, que está rodeado por los escudos y banderas de los estados que allí coinciden.

Además del monumento, las áreas más visitadas dentro de Four Corners incluyen Monument Valley , Mesa Verde National Park , Chaco Canyon , Canyons of the Ancients National Monument, Canyon de Chelly National Monument y  Hovenweep National Monument . La ciudad más poblada de la región de Four Corners es Farmington en Nuevo México , seguida de Durango en Colorado.


Four Corners

Alrededor de las cuatro esquinas, hay diversos puestos de venta de los indios navajos y utes, un centro de visitantes, el monumento es controlado por Parques de la Nación Navajo (Navajo Nation Parks)  y la entrada al lugar vale 3 dolares

sábado, 21 de marzo de 2020

LUKE SHORT - THE KING OF GAMBLERS







Luke L.Short nació en Polk, Arkansas el 22 de enero de 1854 era el quinto hijo de un total de diez hermanos, sus padres Josiah y Hettie se trasladaron a Texas cuando el contaba con dos años de edad, muy joven, con quince años en el condado de Montague, Texas comenzó a trabajar como cowboy durante al menos los seis siguientes años.
Es uno de esos personajes del salvaje oeste mas inolvidables, por ese estilo dandy que gastaría años mas tarde, durante su etapa como jugador, realmente un tipo peculiar y peligroso, muchos puntos en común con su amigo Doc Holliday, se le conocía por dos apodos, en referencia a su vestimenta y peligrosidad, "The King of Gamblers" y "The undertakes´s friend".
Cuando dejó el rancho de sus padres en el oeste de Texas ,  fue a parar a la Agencia Red Cloud en Dakota del Sur , no era más que un indio blanco.. Es decir, era un indio en todos los aspectos, excepto en el color. Casi todos los indios que vivían al oeste del Missouri en esos días eran salvajes y hostiles y estaban en pie de guerra la mayor parte del tiempo, se puede obtener una idea clara de Luke Short a partir de esta declaración. Luke no había recibido ninguna de las ventajas de una escuela en su juventud, apenas podía escribir su nombre de manera legible, pero podía montar un bronco y arrojar un lazo; podía disparar rápido, con puntería y no tenía miedo.
Luke era un tipo pequeño, por así decirlo, de unos cinco pies y seis pulgadas de alto, y pesaba cerca de ciento cuarenta libras. Era un tipo pequeño, pero de gran fuerza y dinamismo, a este respecto, no estará fuera de orden para mí decir que, aunque de construcción pequeña, requirió un sombrero de gran talla para adaptarse a su cabeza redonda y bien formada.

PINE TOP

Tan pronto como llegó al territorio norte de Nebraska , cerca de territorio sioux, estableció lo que le apetecía en denominar como "rancho comercial".

Su propósito era comerciar con los indios sioux , cuya reserva estaba justo al otro lado de la línea divisoria con  Dakota del Sur. Instintivamente, sabía que a los indios les encantaba el whisky, concibió la idea de que un galón de whisky con un valor de noventa centavos no era malo cambiárselo a un indio por una piel de búfalo, que tenia un valor de diez dólares. En consecuencia, Luke procedió a colocar un buen suministro de "Pine Top", el nombre por el cual el whisky se comercializaba a los indios.

No tardó mucho en ser un negocio lucrativo, ni pasó mucho tiempo antes de que los jefes indios sioux se pusieran en contacto con él. Bandas de jóvenes regresaban regularmente a sus aldeas desde el comercio de Short, borrachos de "Pine Top" causando peleas y problemas a la tribu.

El agente indio a cargo de los sioux, con quien Short había estado tratando, pronto informo a Washington e informo al Departamento del Interior que una banda de hombres blancos despiadados, bajo el liderazgo de Luke Short, estaban intercambiando whisky con sus indios y que no tenía poder para detenerlo, ya que el campamento de los hombres blancos se encontraba al otro lado del río, en el estado de Nebraska, que estaba fuera de su jurisdicción. Solicitó al gobierno que elimine instantáneamente a los comerciantes de whisky y los expulse del país. De lo contrario, dijo él, seguramente surgirá un levantamiento indio. El gobierno, como era de esperar, instruyó inmediatamente al comandante de correos en Omaha para que persiguiera a los proveedores del venenoso "Pine Top", quienes fueron acusados ??de causar tales estragos entre los sioux.

El comandante militar en Omaha pronto tuvo una compañía de caballería de los Estados Unidos, Short como no tenía conocimiento de que se hiciera tal movimiento contra él, pronto fue hecho prisionero en manos de las autoridades gubernamentales. Estaba solo en su pequeño refugio, cocinando su cena, cuando llegaron los soldados. Le dijeron que era un prisionero, por orden del gobierno, por haber vendido ilegalmente whisky a los indios.

"¿Eso es todo, caballeros?" dijo Luke, mientras invitaba al oficial al mando de los soldados a sentarse y comer algo con él.

"No habrá tiempo para comer", dijo el oficial, "ya que debemos llegar a Sidney mañana por la mañana, a tiempo para tomar el tren para Omaha. Así que coja las cosas que  le gustaría llevar y estaremos en camino ”.

"No tengo nada que me importe llevar", respondió Luke, "excepto lo que tengo puesto", y como eso consistía principalmente en un par de pistolas de Colt y un cinturón de cartuchos, el oficial pronto los tuvo bajo su custodia.

"¿Dónde están tus socios?" Preguntó el Capitán.

"No tengo socios", respondió Short. "He estado manejando este rancho yo solo".

Pero Luke tenía un compañero, que estaba en ese momento en Sidney,Nebraska adquiriendo provisiones y más "Pine Top".
Después de que todo lo que rodeaba el rancho que pareciera whisky había sido destruido por orden del oficial al mando, se emprendió el viaje a Sidney, a unas 75 millas de distancia. Luke fue puesto a horcajadas sobre un caballo del gobierno; sus pies se ataron con una cuerda debajo de la circunferencia del animal y le dijeron que cabalgara en el centro de la compañía de caballeros. Se llegó a Sidney a tiempo para tomar el tren Overland, y Luke fue llevado a bordo con la menor ceremonia posible.

Todo lo que rodeaba el rancho que tuviera que ver con el whisky había sido destruido por orden del oficial al mando, se emprendió el viaje a Sidney, a unas 75 millas de distancia. Luke fue puesto a horcajadas sobre un caballo del gobierno; sus pies se ataron con una cuerda debajo de la circunferencia del animal y le dijeron que cabalgara en el centro de la compañía militar. Se llegó a Sidney a tiempo para tomar el tren, y Luke fue llevado a bordo con la menor ceremonia posible.

Luke Short 1773





Luke, por su manera callada y tímida durante el corto tiempo que había estado prisionero, logró que el oficial lo mirara como si fuera un pequeño aventurero inofensivo, que realmente no parecía capaz, de cometer un crimen de cualquier tipo, y por esta razón no lo esposaron, después de colocarlo a bordo del tren para Omaha.

Sidney, Nebraska, era un lugar muy pequeño en esos días. La población permanente con toda probabilidad no superó las mil personas. Sin embargo, Sidney, siguiendo la costumbre de todas los pequeños pueblos, llamaba la atención que ocurriera algo inusual. Y la vista de una compañía de soldados de los Estados Unidos alineados en la estación de ferrocarril fue suficiente para despertar su curiosidad y hacer que la gente del pueblo apareciera en persona e indagara la causa. El compañero de Short fue uno de los que vinieron a ver el gran espectáculo en la estación, y su sorpresa se puede imaginar cuando descubrió que su compañero de negocio era responsable del gran evento. Luke y su compañero no tardaron mucho en arreglar un código de señales mediante el cual pudieran comunicarse entre sí. Luke podía decir algunas cosas en el idioma indio que su compañero podía entender.

Luke hizo que su compañero entendiera que pronto regresaría a Sidney, y que tendría todo listo, para que pudieran escapar con la menor demora posible, tan pronto como apareciera. La acusación de haber vendido ilegalmente whisky a los indios no parecía preocuparle en lo más mínimo. "Puedo vencer eso seguro", se dijo a sí mismo, “Pero suponiendo que ese agente tome la noción de pedir un recuento de cabezas. ¿Entonces que? Sabia que había varios jóvenes, a quienes atrapó tratando de robar su 'Pine Top', que no estarían allí para el recuento, en caso de que se ordene uno. Había escondido todos el dinero ganado con los indios y salvo su compañero nadie sabia de su ubicación.

Estos pensamientos se los transmitió por señales a su compañero cuando abordó el tren en Sidney que lo llevaría a Omaha.

Para contar brevemente la historia, Luke estuvo mucho tiempo con los soldados después de que  saliera el tren de Sidney. Esa noche encontró a Luke de vuelta en la ciudad, y antes de la mañana siguiente, tanto él como su compañero estaban camino de Colorado , conduciendo una gran cantidad de mulas enganchadas a un gran carro cubierto por una lona.
Luke llego a Denver a su debido tiempo y condujo hasta uno de los establos de la ciudad, donde al día siguiente se deshizo de su carga a un buen precio. Luke se dirigió a Leadville, pueblo en auge. Aquí, comenzó a asociarse con una clase de personas muy diferentes en cuanto a moda, gusto y vestimenta a las que estaba acostumbrado. Fue introducido en la sociedad de compradores de minas, así como a promotores mineros. Se familiarizó con los jugadores y los saloon.
Antes de esto dio muestra de su valor y habilidad con las armas cuándo llevando un despacho estando en el ejercito, fue asaltado por diez guerreros Sioux de los cuales abatió cinco de ellos sin dejar de galopar. Esta fama le siguió hasta Leadville, donde se le respetaba por sus gestas y eso hizo que se le temiera mas que a nadie
Luke Short







Todo fue una vida nueva para él, y lo disfruto como pato al agua. Fue el primer lugar donde vio el juego del faro, y estaba fascinado. No pasó mucho tiempo en el campamento antes de que se hablara de él como jugador. Un día, se encontró con un tipo armado en una de las casas de juego más destacadas del lugar, y el tipo que tenía antecedentes de haber matado a alguien en algún lugar, intentó tomarse algún tipo de libertad con una de las apuestas de Luke y, cuando este último cortesmente le pidió al tipo en cuestión que no le quitara las manos, el tipo se enojó mucho e hizo algunos comentarios groseros.

"Caballeros", dijo el crupier, de la manera más suave, "haré que el monto de la apuesta sea mejor, en lugar de tener una pelea".

"No harás nada sobre mi apuesta", dijo Short. "Esa es mi apuesta, y no permitiré que nadie la toque".
"Te dispararé si te atreves a jugar esa apuesta", dijo el tipo desafiando a Short

Pero no lo hizo, porque, más rápido que un destello, Luke clavó su propia pistola en la cara del tipo retador y apretó el gatillo sin pensárselo dos veces, el tipo rodó por el suelo, la bala le atravesó la mejilla pero, por suerte, no lo mató.

Luke Short












No hubo arresto ni juicio,tales cosas ocurrían a menudo en esos días en Leadville. Esto, sin embargo, le dio a Luke una buena posición. Pronto tuvo una gran demanda. Los propietarios de las casas de juego querían que se quedara en sus lugares de negocios durante las horas ocupadas, para evitar que los hombres malos del campamento se llevaran sus fondos. Tenía la facultad de hacer amigos y pronto se hizo popular entre la clase más tranquila y mas relevante. Aprendió a jugar a las cartas y se especializo en el faro . Nadie que lo viera entonces, vestido con ropa hecha a medida y un sombrero derby, habría reconocido en él al hombre que vendía whisky a los indios.

En la primavera de 1881 Luke Short estaba en Tombstone , Arizona , llevando un juego de faro en un local administrado por Wyatt Earp .

Bat Masterson







DECIA BAT MASTERSON

"Una mañana entré en el saloon Oriental, donde Luke trabajaba como croupier, justo a tiempo para evitar que matara a un jugador llamado Charlie Storms . Apenas hubo alguna diferencia entre este caso y el del hombre malo de Leadville un par de años antes. Charlie Storms fue uno de los jugadores más conocidos del oeste y, en varias ocasiones se defendió con éxito en disputas con pistoleros.
Charlie Storms y yo éramos amigos muy cercanos, tanto como Short y yo, y por esa razón, no me importó verlo entrar en lo que sabía que sería una dificultad muy seria. Storms no conocía a Short y, como el tipo de Leadville, lo había considerado como un tipo de aspecto insignificante, a quien podía abofetear sin esperar una respuesta. Ambos hombres estaban a punto de sacar sus pistolas cuando salté entre ellos y agarré a Storms, al mismo tiempo que le pedía a Luke que no disparara, una petición que sabía que respetaría si fuera posible sin poner en peligro su propia vida. No tuve problemas para sacar a Storms de la casa, ya que él sabía que era su amigo. Cuando Storms y yo llegamos a la calle, le aconsejé que fuera a su habitación y durmiera, porque entonces supe por primera vez, que había estado despierto toda la noche.

Luke Short vs Charlie Storm






Me pidió que lo acompañara a su habitación, lo cual hice, y después de verlo a salvo en sus apartamentos, donde supuse que podía acostarse, regresé a donde estaba Short. Solo le estaba explicando a Luke que Storm era un tipo de hombre muy decente cuando.. ¡he aquí! Storm se paró delante de nosotros y sin decir una palabra, agarró del brazo a Luke y lo sacó de la acera, donde había estado parado, al mismo tiempo que sacaba su revolver, un Colt calibre 45 single action; pero, como el de Leadville, fue demasiado lento, aunque logró sacar su pistola. Luke apoyo el cañón de su revolver contra el corazón de Storms y apretó el gatillo. La bala desgarró el corazón, y mientras caía, Luke le disparó de nuevo. Storm estaba muerto cuando golpeó el suelo. Luke tuvo una audiencia preliminar ante un magistrado y exonerado".


DODGE CITY

Tras este incidente abandonó Tombstone y se estableció brevemente en Deming, (Nuevo Méjico), antes de llegar a Dodge City, lugar en el que permaneció hasta finales de 1883 y desde donde haría numerosos viajes en búsqueda de oportunidades de juego.

Dodge City, en la primavera de 1883, Luke formó una sociedad con Harris y Beeson, y operaba en el Long Branch Saloon , la casa de juego más grande y mejor pagada en Dodge en ese momento. El alcalde de Dodge, cuyo nombre era Webster, también dirigía una casa de apuestas y un salón contiguo al que operaba Short. En este momento, Dodge City era el punto de embarque para el ganado de Texas conducido cada verano desde los grandes pastos de ganado del oeste de Texas hasta los mercados del norte.

La casa de juegos hacia una fortuna cada temporada que podía controlar este comercio y, como Short era de Texas y había sido un vaquero , sostuvo el pulso sobre al alcalde.
Luke Short 


Esto, al alcalde no le gustó y como era un hombre terco y de mente fuerte, que no toleraría oposición si pudiera evitarlo, se puso a trabajar para sacar a Luke del negocio. Tenía una ordenanza aprobada por el Ayuntamiento, que prohibía la música en todas las casas de juego y salones de la ciudad. Short tenia una banda en su saloon y Webster mismo; pero este último era el alcalde y por lo tanto, tenía el control de la situación, pensó. El alcalde ordenó al marshall  que notificara a Short que la música en su lugar debía acabarse. "Eso me conviene", dijo Luke al Marshall. "No necesito música en mi casa para hacer negocios, además, mantener una banda es todo un gasto".

La noche siguiente, la única casa de la ciudad en la que había música era la operada por el alcalde, a Luke no le gusto la jugada.

"Ya veremos que hacemos sobre esto", comentó Luke a sus socios, Beeson y Harris.

La noche siguiente volvió a contratar a la banda y le indicó que continuara con las viejas melodías familiares, tan queridas por los vaqueros texanos. Luke permaneció en el lugar durante varias horas para ver qué movimiento hacia el alcalde. Como no vio que no pasaba nada, concluyó que debía irse por un tiempo y visitar a un amigo enfermo. No había salido del lugar más de diez minutos antes cuando los miembros de la banda entre ellos, una mujer y el pianista fueron arrestados y encerrados en el calabozo de la ciudad.

Luke fue avisado y bajó apresuradamente al salón. Se enteró de los hechos del arresto y salió a buscar al oficial que estaba a cargo del escuadrón para que pudiera pagar la fianza de los músicos y liberarlos. Pero no pudo encontrarlo a él ni a ninguna otra persona que fuera considerada competente para aceptar una fianza. Todo el tiempo que Luke intentaba sacar a sus empleados del calabozo, la música en el lugar del alcalde estaba en su apogeo. Esto, como bien se pueden imaginar, no ayudaba en lo más mínimo.

Louis Hartman














Cuando Luke decidió que esa noche no se podía hacer nada para liberar a los presos, vio al oficial a quien había estado buscando, a cierta distancia, Luke se dirigió hacia él.
El oficial Louis Hartman , que estaba parado en la acera, estaba a un pie más o menos por encima de la calle, vio venir a Luke, e instantáneamente sacó su pistola y disparó a quemarropa, falló el disparo y Luke devolvió el fuego, pero justo cuando apretó el gatillo, el oficial comenzó a correr, y al salir de la acera hacia la calle oscura, cayó. Luke, creyendo que lo había herido, fue a su lugar de trabajo, cogió una escopeta y permaneció fuera de la ciudad hasta la mañana, asi logró no someterse al arresto esa noche.

A la mañana siguiente, ofreció dejar las armas a un lado, ir a la comisaria, declararse culpable de crear disturbios, pagar una multa y terminar con todo. Eso era lo que le habían prometido si levantaba los brazos y se rendía a los oficiales. En consecuencia, abandonó sus pistolas y se dirigió a la comisaria con los oficiales. Pero, en lugar de llevarlo a la comisaria como prometieron, lo llevaron directamente a los calabozos y lo mantuvieron encerrado hasta que llegaron los trenes del mediodía. Los trenes de pasajeros que iban hacia el este y al oeste se cruzaron en Dodge, y Luke fue llevado a la estación por una escolta armada con escopetas y le dijeron que eligiera qué tren tomaría. No tenia nada que hacer. Lo tenían, y solo esperaban una excusa para acribillarle a perdigones si ofrecía la menor resistencia.

La comisión de paz de Dodge City;
Arriba de izq a dcha; William H. Harris, Luke Short, Bat Masterson, William F. Petillon,.
sentados de izq a dcha;  Charlie Bassett, Wyatt Earp, Frank McLean and Neil Brown.






Tomó el tren con rumbo al este y aterrizó en Kansas City (Missouri), lugar en el que se reunió con Charles E. Bassett en el saloon "Marble Hall". Basset había sido sheriff de Ford County, así como marshal de Dodge City, pasado un tiempo consideró junto a William F. Petillon la posibilidad de que Luke L. Short volviera a Dodge City, de modo que el día 10 de mayo se presentó en Topeka y presentó una solicitud en este sentido al gobernador George W. Glick y el día 3 de junio de 1883 tomó el tren de la tarde hacia Dodge City. Por entonces el alcalde Deger había dado la orden de cerrar todos los lugares de juego de la ciudad, como quiera que esta orden se dio en temporada de ganado, este hecho supuso una seria amenaza de ruina para la ciudad, además, hubieron fuertes presiones tanto del gobernador como del ferrocarril de Santa Fe que hacía un gran negocio en la ciudad gracias al juego de azar y la prostitución. Se admitió que la decisión del alcalde de cerrar los centros de juego había sido un error y se dio por finalizado este episodio que ha pasado a la historia como la guerra de Dodge City; ("Dodge City War"). Los saloons de juego fueron reabiertos tras una reunión de ambas partes celebrada el día 9 de junio.

Para resumir un poco todo este lió de la expulsión de Short de Dodge City, diré que Short pensó que fue expulsado injustamente de una ciudad en la que había tenido un comportamiento ejemplar y ante esta injusticia recurrió en Kansas a amigos cercanos como Bat Masterson, William F. Petillon o Charlie Bassett y todos acordaron influir de una manera "civilizada" en la gente importante de Dodge, entonces estos tres influyentes a la vez que peligrosos amigos se presentaron en Dodge City a parlamentar con el alcalde Deger, el sheriff George Hinkle , el oficial Louis Hartman y resto de gente importante de Dodge, pero a la vez que se presentaban también empezaron a aparecer por la ciudad los amigos de Masterson y Short, la llamada Comisión de paz de Dodge City, Wyatt Earp,  William H. Harris, William F. Petillon, Charlie Bassett, Frank McLean, Neil Brown y Bill Tilghman ademas de una serie de amigos comunes de todos estos, aun mas peligrosos que ellos mismos, Joe Lowe"Rowdy Joe" un tipo con varias muertes a sus espaldas, John "Shotgun" Collins escopetero de las diligencias de Wells Fargo  Company otro tipo que ya había estado en diversos tiroteos con muertes de por medio, Johnny Millsap otro pistolero, "Texas Jack" Vermillion otro de los amigos de Wyatt que estuvo en la vendetta contra los Clanton y aliados, Johnny Green, Dan Tipton otro miembro de la famosa vendetta y por supuesto y sobran las presentaciones, Doc Holliday.

Pero todo este repertorio de pistoleros  era algo exagerado, fue el Kansas City Journal quien hizo correr semejante rumor;  "...algunos otros caballeros desagradables se dirigen a la fiesta del té en Dodge. Uno de ellos es Wyatt Earp, el famoso marshall de Dodge, otro es Joe Lowe, también conocido como" Rowdy Joe ", y otro es" Shotgun Collins ", pero el peor de todos ellos es otro ex ciudadano de Dodge, el famoso Doc Holliday"

Realmente ni Rowdy Joe, ni Shotgun Collins, ni Holliday estuvieron en la ciudad en esas fechas, pero el resto de personajes nombrados si asomaron por Dodge y armados hasta los dientes con el beneplácito de Dave"Dog Prairie" Morrow, uno de los alguaciles de la ciudad partidario de Luke Short, que les permitio ir armados en contra de las normas de la ciudad.

Ante todo este ejercito de pistoleros, la gente importante de Dodge City se temieron lo peor y se doblegaron , pidieron disculpas a la vez que abrieron todos los saloons cerrados, con lo cual Luke Short volvió a su saloon para limpiar su honor manchado y a la vez humillar al alcalde y alguaciles y cuando le pareció que se había salido con la suya después de un tiempo, abandonó Dodge City con destino Texas.


Hell's Half Acre en Fort Worth, el sitio de muchas de las hazañas de Luke.




FORT WORTH

Luke L. Short participó de algún modo como socio o propietario de tres de los salones más famosos del salvaje oeste americano: el salon Oriental de Tombstone, el Long Branch en Dodge City y el White Elephant en Fort Worth tal vez el más famoso de ellos y del que Luke L. Short pasó a ser dueño en diciembre de 1884 junto a sus socios Jacob Christopher "Jake" Johnson y James A. "Alex" Reddick. Este saloon fué descrito como el mayor y más elegante de todo el estado, el piso superior fue destinado por Luke al juego de azar en boga en aquellos tiempos, el Monte, (spanish monte), el Faro, la Ruleta, el Keno y el Poker, además, en los saloons solía haber prostitución, en ese local precisamente, en 1885, se produjo una celebre partida de poker que trataba de sentenciar quien era el mejor jugador de Poker de la zona con personajes del calibre del propio Luke Short, Bat Masterson, Wyatt Earp, Charlie Coe y Isaiah Courtright.
En la mano decisiva los cuatro reyes de Coe se impusieron al Full de Short.
Precisamente en Fort Worth en el año 1887, se produjo el famoso tiroteo entre Luke Short y Timothy Isaiah Courtright mas conocido como "Longhair Jim" Courtright ex amigo de Short, Luke Short dirigía el White Elephant Saloon y Jim intentaba que Short utilizara sus servicios de la agencia TIC Comercial, que proporciona “protección” a las casas de juegos de azar y salones a cambio de una parte de sus beneficios, pero, el pistolero de Dodge City le dijo a Courtright que "se fuera al infierno",que el se apañaría solo para solucionar cualquier tiroteo en su local.

Longhair Jim Courtright











El 8 de febrero de 1887, los dos se desafiaron, lo que resultó en uno de los tiroteos más famosos de la historia del oeste. Sin apenas palabras Courtright y Luke Short salieron la calle en uno de los pocos tiroteos cara a cara del oeste. Sacando sus pistolas a corta distancia, Short disparó primero, arrancado el pulgar de Courtright, al ser un Colt Single Action Courtright intentó cambiar su arma a la mano ilesa, pero fue demasiado lento. Luke Short le disparó en el pecho, hasta cuatro veces, matándolo.

El tiroteo se hizo conocido debido a la notoriedad de ambos hombres. Al funeral de Courtright asistieron cientos de residentes de Fort Worth. Short fue arrestado por el tiroteo, pero nunca fue llevado a juicio, aunque casi fue linchado después del tiroteo.
Representación del duelo entre Short y Courtright

El día antes del tiroteo, Short había vendido la concesión de juego de White Elephant a Jake Johnson por $ 1,000, tal vez anticipando tener que abandonar la ciudad a toda prisa, o tal vez con la idea de mantener a su viuda en caso de que ocurriera lo peor.

Hattie Short , la mujer de Luke


Short continuó su vida como jugador, invirtiendo en los intereses de otros saloons, y viajando a varias otras ciudades ganaderas durante los siguientes cinco años y teniendo algún que otro tiroteo mas como el que tuvo de nuevo en Fort Worth en el Bank saloon con Charles Wright.
Luke Short murió en paz en cama en Geuda Springs, Kansas el 8 de septiembre de 1893. La causa de su muerte fue catalogada como hidropesía, el término dado en el siglo XIX para la insuficiencia cardíaca congestiva con edema corporal severo.

La tumba de Luke Short en el cementerio de Oakwood, Fort Worth.




https://www.lingerandlook.com
https://spartacus-educational.com
https://www.legendsofamerica.com
Breve historia de los cowboys-Gregorio Doval Huecas
https://antoniovalero.com/
https://es.wikipedia.org/




sábado, 29 de febrero de 2020

LUTHER SAGE KELLY - YELOWSTONE KELLY















Luther Sage "Yellowstone" Kelly (1849-1928), nació en Ginebra, Nueva York, un 27 de julio de 1849, su padre, también llamado Luther Kelly, era dueño de un General Store (farmacia y tienda de comestibles), su madre, Jeanette Eliza Sage, era hija del coronel Ezequías Sage, el joven Luther dejo el seminario en el cual ingreso por deseo de su madre, para unirse al ejercito que era su verdadera vocación en ese momento.
Explorador, cazador, hombre de la frontera, sirvió en el Ejército de la Unión durante la Guerra Civil.
Terminó su alistamiento en el oeste y pronto comenzó a atrapar y cazar a lo largo del río Yellowstone, Montana, estableciéndose como "uno de los mejores cazadores y exploradores indios" del oeste americano.

















Viajó a Fort Garry , mas tarde en  Winnipeg en Canadá, donde se unió a un grupo de mineros, viajando con ellos al Río Rojo , donde pasó el invierno, dejó a los mineros para cruzar el río Assiniboine , uniéndose con un grupo que se dirigía hacia el río Ratón, después de encontrarse este grupo con Sitting Bull,  Kelly se dirigió solo hacia el río Missouri , llegando finalmente a Fort Buford en el invierno.

Poco después de su llegada a Fort Buford, Kelly se ofreció para llevar despachos a Fort Stevenson , aproximadamente a cincuenta millas río abajo del Missouri. Abandonó el fuerte el 5 de febrero de 1869. La ruta entre los fuertes se consideró tan peligrosa, debido a la presencia de guerreros sioux , que los carteros generalmente iban acompañados por una escolta de caballería, pero Kelly salió solo, llegó a salvo a Fort Stevenson y luego emprendió su viaje de regreso, pasando la noche en el campamento de Bloody Knife, un cacique arikara. A la mañana siguiente, Kelly fue emboscado por dos guerreros sioux, el primero mató al caballo de Kelly de un tiro, mientras que el segundo le hirio a Kelly en la rodilla con una flecha, Kelly logró disparar y matar al primer atacante rápidamente, pero el segundo se cubrió detrás de un árbol. Kelly finalmente disparó y mató a su segundo asaltante, luego regresó al campamento de Bloody Knife para contar la historia. Kelly pasó unos días en el campamento de Bloody Knife recuperándose de su herida, luego regresó a Fort Buford, convirtiéndose en "una especie de héroe y una celebridad local" por derrotar a sus dos asaltantes.
Aprendió el idioma sioux y guió a militares, exploro para George Forsyth en 1873 en una misión a lo largo de las aguas termales de la cuenca del géiser, conocido hoy como el Parque Yellowstone.
Jefe de Scouts del general Nelson Miles desde 1876 hasta 1878 sirviendo en las batallas Wolf Mountain (Pyramid Butte) y Tongue River. Formó parte de la persecución militar de los Nez Perce en las montañas Cow Island y Bear Paw.




Tuvo un papel en la subyugación final de los indios de las llanuras del norte antes de aventurarse más al norte como miembro de dos expediciones de Alaska, guió esas dos expediciones en Alaska y sirvió como capitán de voluntarios en Filipinas, durante la guerra filipinoamericana.

Retrato 'Yellowstone Kelly 1878 por LA Huffman




















Su última asignación fue como agente en la reserva indígena de San Carlos en Arizona, probó suerte en la prospección en Nevada antes de convertirse en un horticultor de California, donde moriría. Su última petición fue ser enterrado en la cima de la montaña Kelly en Billings Montana, con vistas a la tierra que él exploraba y amaba, Yellowstone Kelly fue enterrado con todos los honores militares en el sitio por el indicado




https://www.historynet.com
https://es.wikipedia.org