jueves, 7 de marzo de 2013

LOU GEHRIG - EL CABALLO DE HIERRO









Henry Louis "Lou" Gehrig nació en Manhattan, Nueva York, el 19 de junio de 1903. Debutó como profesional en 1923. Se retiró en 1939. Ganó seis veces las Series Mundiales, fue elegido dos veces MVP de la Liga y tuvo siete participaciones en el All Star.Se le considera uno de los mejores bateadores de todos los tiempos, una leyenda de los NY Yankees y por su prematuro final, a causa de una enfermedad a la que da nombre Esclerosis Lateral Amiotrófica (Mal de Lou Gehrig)
Gehrig fue hijo de humildes padres inmigrantes alemanes. Ambos estaban aquejados de enfermedades, pues su padre sufría de epilepsia y su madre de debilidad pulmonar.

Tras destacar en el Commerce High School ,su talento deportivo y buen comportamiento, además de la buena reputación de sus padres, le valieron una beca para estudiar arquitectura en la Universidad de Columbia donde de inmediato se incorporó al equipo de fútbol americano ,sin embargo, fue jugando al béisbol cuando Lou dio destellos de su habilidad, al lograr números relevantes como bateador..

Una tarde, en un juego en el que estaba presente el buscatalentos de los Yankees Pal Kricheel, el joven bateador sacó una bola del estadio de la Universidad. La pelota cruzó la calle 116 y entró a unos pasos de la librería “Butler”. El batazo hizo que  Kricheel se comunicara  de inmediato con los ejecutivos de los Yankees para decirles que había descubierto a otro Babe Ruth. Sólo tenía 20 años y pasó un tiempo en las Menores antes de parecer por primera vez en una alineación de los Yankees el 15 de junio de 1923 como bateador designado.

Pronto se convirtió en una gran estrella, brillando nada menos que al lado de Babe Ruth. “El Bambino” era tercer bate y Lou el cuarto de la alineación. A diferencia de su famosísimo compañero, Gehrig era un hombre que prefería estar alejado de los focos, no era parrandero ni mujeriego.Fue apodado como  "Iron Horse " (caballo de hierro)













Su primera buena temporada fue en 1926. Alcanzó average de 0,313 (la primera de 12 años consecutivos en que bateó por encima de 0,300), 47 dobles y 20 triples, 16 home run, y 112 run batted . En 1926 alcanzó la Serie Mundial junto a los Yankees contra St. Louis. Él bateó para 0,348, pero Saint Louis se llevó el título.

Claro que ser el cuarto bate de los Yankees y pasar desapercibido era y es una labor imposible, pero él se esforzaba porque fuera del estadio su vida fuese más discreta, la carrera de Gehrig nunca alcanzó el protagonismo de Ruth. Éste era el hombre espectáculo y el de las historias amenas tanto dentro como fuera del campo , Lou era un tipo mas humilde sin el afan de protagonismo de Baby Ruth.

En 1927  bateó .373 y en 1928 dejó promedio de .374. Conectó 47 home runs en 1927, cuarenta y seis en 1931 y  49 en 1936.

En 1927 obtuvo el reconocimiento de Jugador Más Valioso, pero no alcanzó a opacar la luminaria de Ruth y su récord de 60 home run, y la del equipo en general, que se llevó la Serie Mundial en cuatro juegos frente a Pittsburgh Pirates. El equipo repitió el campeonato en el año siguiente. Ambos bateadores empataron en números de carreras impulsadas con 142.
En 1932 en ese tiempo su figura crecía en tanto que la de Ruth disminuía; la relación entre ellos se deterioró cuando en un hecho confuso hubo un mal comentario (versiones contrapuestas apuntan que fue la madre de Gehrig sobre la hija de Ruth, otros de Ruth hacia la madre de Lou). Ambos dejaron de hablarse y no lo hicieron hasta la despedida de Gehrig. Sus hazañas, sin embargo, no paraban. En 1934 logró la triple corona: primer lugar en bateo (0,363), carreras impulsadas (165) y home runs (49). Además logró su homerun número 300 y llegó a su juego consecutivo número 1.500.
Era un estrella, iba acumulando números y hazañas increíbles, su carrera impresionaba temporada tras temporada, era un “Yankee perfecto”. Ruth y el se dejaron de hablar por un chisme que nunca ha sido aclarado, en un tiempo en el que juego del Babe comenzó a descender, mientras el de Gehrig no dejaba de impresionar.

Para los Yankees, el año 1936 trajo el arribo de una nueva estrella para el equipo: Joe DiMaggio. Nuevamente Gehrig estaría opacado por otro jugador acaparador de la atención pública, pero formaría otra pareja temible en el bateo como lo hizo con el Bambino. Esa temporada logró su segundo título de más home runs y consiguió el mayor número de carreras anotadas. Los Yankees lograron una Serie Mundial más, de las cuatro que conseguirían de manera consecutiva a partir de ese año; y Gehrig con otro reconocimiento de Jugador más valioso.
Ostenta el récord de jugar 2.130 partidos consecutivos con los Yankees.
Es uno de los 15 jugadores de la historia que han conseguido cuatro home runs en un mismo partido. Ni siquiera di Maggio o Ruth lo consiguieron


En 1938 sus números decayeron: por primera vez en 12 temporadas bateó debajo de .300 y acumuló 114 carreras impulsadas (en 12 años era la segunda vez que lo hacia por debajo de 150). Al final de ese año su fuerza había disminuido considerablemente; él mismo le había dicho a su esposa que la fuerza en sus piernas se había reducido desde que cumplió treinta años. En una visita al médico le fueron diagnosticados problemas en la vesícula. El año 1939 los fans de los Yankees vieron a un Gehrig irreconocible, pues participó apenas en ocho juegos, con un porcentaje de 0,143 bateo y donde, además, corría las bases con dificultad. Incluso, tras una jugada rutinaria, el lanzador y sus compañeros le felicitaron por el esfuerzo realizado. Esto marcó definitivamente su retiro.
El 2 de mayo, en la casa de los Detroit Tigers, Gehrig, como capitán del equipo, presentó el roster, en el cual no estaba incluido. El locutor del estadio dijo las siguientes palabras: "Damas y caballeros, ésta es la primera vez en 2.130 juegos consecutivos que el nombre de Lou Gehrig no aparecerá en la alineación." Los aficionados le brindaron entonces una ovación.






El 19 de junio, en la famosa Clínica Mayo, le fue confirmada su enfermedad: esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad por entonces aún poco conocida, que le disminuiría sus capacidades físicas.
Tres años le dieron de vida , tres años que no llego a cumplir por poco tiempo.
El 4 de julio de 1939 su institución le rindió homenaje: su número, el 4, fue retirado (la primera vez en la historia que se hizo esto), se le otorgaron placas y trofeos, y estuvieron presentes sus compañeros de la temporada de 1927. Cuando todos empezaban a marcharse, Gehrig tomó por sorpresa el micrófono y dijo estas famosas palabras: "Me considero el hombre más afortunado sobre la faz de la tierra". El discurso completo es considerado uno de los hitos más emotivos en la historia del deporte de los Estados Unidos. El público del Yankee Stadium se conmovió por completo, y Babe Ruth se le acercó y le abrazó, finalizando su fría relación. Poco después, ese mismo año, ingresó en el Salón de la Fama del Béisbol.
Posteriormente se dedicó, junto al alcalde de Nueva York, a labores sociales en favor de chicos con problemas, hasta que el avance de la enfermedad le postró, muriendo el 2 de junio de 1941. Sus restos reposan en el Cementerio Kensico de la ciudad de Valhalla (condado de Winchester, estado de Nueva York),4 junto a los de su esposa, Eleanor T. Gehrig, que le sobrevivió hasta 1984. No tuvieron hijos.













En 1942 la vida de Lou Gehrig fue llevada al cine e interpretado por Gary Cooper en el film "El orgullo de los Yankees"  The Pride of the Yankees.


El discurso de Lou Gehrig

"Fans, for the past two weeks you have been reading about the bad break I got. Yet today I consider myself the luckiest man on the face of this earth. I have been in ballparks for seventeen years and have never received anything but kindness and encouragement from you fans.
"Look at these grand men. Which of you wouldn't consider it the highlight of his career just to associate with them for even one day? Sure, I'm lucky. Who wouldn't consider it an honor to have known Jacob Ruppert? Also, the builder of baseball's greatest empire, Ed Barrow? To have spent six years with that wonderful little fellow, Miller Huggins? Then to have spent the next nine years with that outstanding leader, that smart student of psychology, the best manager in baseball today, Joe McCarthy? Sure, I'm lucky. "When the New York Giants, a team you would give your right arm to beat, and vice versa, sends you a gift - that's something. When everybody down to the groundskeepers and those boys in white coats remember you with trophies - that's something. When you have a wonderful mother-in-law who takes sides with you in squabbles with her own daughter - that's something. When you have a father and a mother who work all their lives so you can have an education and build your body - it's a blessing. When you have a wife who has been a tower of strength and shown more courage than you dreamed existed - that's the finest I know. "So I close in saying that I might have been given a bad break, but I've got an awful lot to live for."

Amigos, las últimas dos semanas han estado leyendo acerca de la mala suerte que tengo. Sin embargo, hoy me considero el hombre más afortunado en la faz de la tierra. He estado en estadios de béisbol durante diecisiete años y nunca he recibido nada más que la bondad y el ánimo de los aficionados.
¡Miren a estos hombres magníficos! ¿Quién de vosotros no lo consideraría el punto mas culminante de su carrera el asociarse con ellos aunque fuera un solo dia? Estoy seguro, soy afortunado. ¿Quién no consideraría el honor de haber conocido a Jacob Ruppert? También, al constructor del imperio más grande del béisbol, Ed Barrow. Haber pasado seis años con ese maravilloso compañero, Miller Huggins. Luego, haber estado nueve años con ese líder excepcional, ese estudiante elegante de la psicología, el mejor entrenador de béisbol de hoy, Joe McCarthy. Seguro, soy afortunado. Cuando los Gigantes de Nueva York, un equipo que me dejaria su brazo derecho para golpear y viceversa, te envía un regalo, eso significa algo. Cuando hasta los jardineros y los chicos de las batas blancas te recuerdan los trofeos, eso es algo. Cuando tienes una suegra maravillosa que se pone de tu parte, en las disputas con su propia hija, eso es algo. Cuando tienes un padre y una madre que trabajan toda su vida para que puedas tener una educación y construir tu cuerpo, eso es una bendición. Cuando tienes una esposa que ha sido una torre de fuerza y ha demostrado más valor del que soñaba que existiera, eso es de lo mejor que conozco.

Así que termino diciendo que puedo haber dado un mal paso, pero tengo un montón de cosas por que vivir. Gracias.











http://es.wikipedia.org
http://blogs.20minutos.es
http://cronicadeportivasentimental.blogspot.com.es
http://runrun.es
http://nestorcine.blogspot.com.es
http://regino67.blogspot.com.es

No hay comentarios: