sábado, 4 de octubre de 2008

AMERICAN PIT BULLTERRIER -GLADIATOR MADE IN USA


El Pit Bull, debido a su poderosa imagen y fuerte carácter, ha sido fruto de muchas polémicas en cuanto a su fiabilidad como animal de compañía. El poderío y la fuerza que exhibe el estándar de la raza, lo hacen un animal admirable y puede que incluso temible a simple vista. La causa que más ha contribuido a esta situación son los ataques de perros a humanos de los que se han hecho eco los medios de comunicación en los últimos tiempos. Pero, ¿realmente existen razas caninas peligrosas?, ¿es el legado genético el que determina la agresividad de un ejemplar? Si un animal perteneciente a una raza de las no consideradas peligrosas, ataca a una persona ¿se harán eco de ello de forma tan insistente los medios de comunicación? Parece no haber un consenso al respecto.



En realidad, el factor genético determina entre un 20 y un 30% de la conducta de un animal, lo que deja un 70- 80 % a la influencia de otros factores como la socialización, la educación y el medio ambiente, vitales en el correcto desarrollo psicológico de la mascota. Aunque la principal función de los antepasados del Pit Bull haya sido el desempeño de labores que requieren agresividad, esto nunca justificaría científicamente un ataque. El detonante de situaciones tan desagradables es la educación que hacen algunos individuos de sus animales de compañía. Detrás de esas nefastas noticias que aparecen en las páginas de sucesos, siempre se esconde algún indeseable encargado de fomentar el miedo y el aislamiento en su perro, desembocando en un temor a lo desconocido y, como última y nefasta consecuencia, convirtiéndose en un perro peligroso.

Por otra parte, aunque en muchos medios se hayan encargado de hacer creer a la opinión pública lo contrario, el Pit Bull no es ni mucho menos un perro asesino. Esta raza está dotada de gran fidelidad e inteligencia, aunque sea tozudo en ocasiones. Es sorprendente el grado de fidelidad y devoción que puede procesar hacia su amo; puede llegar a ser el amigo más leal e incondicional que una persona pueda encontrar.



Existen diversas teorías sobre la procedencia del American Pit Bull Terrier, aunque la más fiable apunta a que la raza se originó en Inglaterra. Durante el siglo XVIII, se pusieron muy de moda las sangrientas luchas entre perros de presa y toros. Estos ejemplares se enfrentaban sin miedo a enormes toros en luchas a muerte, para las que eran entrenados fomentando un sentimiento de rabia y odio. Era habitual que a estos perros se les emplease también para la caza mayor e, incluso, como perros para el pastoreo vacuno.

Hay otra teoría sobre el origen del Pit Bull que apunta a un origen aún más lejano. Los perros molosoides que componían los ejércitos asirios, que tenían como principal cometido la lucha en la guerra, podrían ser los auténticos tatarabuelos del Pit Bull. Los fenicios, grandes comerciantes, los introdujeron en el continente europeo y también llegaron finalmente a la Península Británica. Allí se mezclaron con los perros autóctonos dando lugar a molosoides británicos más fieros aún. Posteriormente aparecen los ya desaparecidos Bandog y Alaunt como consecuencia de los cruces y que, se supone, fueron los antepasados del Bulldog y el Mastiff.

En 1835, tras la prohibición de las luchas de perros y toros en Inglaterra, empiezan a realizarse combates sólo entre perros para sustituir las antiguas peleas. Es entonces cuando comienzan a cruzarse terrieres y antiguos bulldogs surgiendo así Bull and Terrier. En 1870 llegaron a EE.UU llevados por los inmigrantes británicos que los empleaban como perros de vigilancia para defender propiedades. Se empezó a buscar mediante cruces un perro más grande, surgiendo los actuales Pit Bull Terrier y American Staffordshire Terrier, dos razas que impresionan por su planta y su fuerza.



La talla del Pit Bull es mediana, pero es un animal de aspecto compacto y fuerte. El peso que rondan es de entre 13 y 25 kilogramos en las hembras y 15 y 35 kilogramos en los machos. La cabeza es extraordinaria de tamaño y rectangular, de cráneo aplanado y ancho, con las orejas implantadas altas. Es indiferente si éstas están cortadas o no, pero deben estar siempre erguidas.

Los ojos de este perro son de mirada penetrante, están situados más o menos altos y separados y suelen ser de tonalidades oscuras. El hocico del Pit Bull es grande y cuadrado y las mandíbulas deben cuadrar y ser del mismo tamaño, no permitiéndose en el estándar de Kennel Club americano el progmatismo o las mandíbulas en tijera. Son muy poderosas y son comunes en el resto de las razas de perros de presa. El cuello poderoso y musculoso es también un factor común en perros como el American Stafford Shire y el Pit Bull, este detalle les otorga un aspecto de fortaleza y robustez muy característico. Por último, el lomo de estos perros es corto pero fuerte y a él están unidas las patas, de huesos macizos y de gran tamaño.


En general, cabe destacar la gran fuerza y energía que tiene. La vitalidad de estas perfectas creaciones de la genética puede llegar a ser apabullante gracias a la gran dotación de recursos físicos que posee. Es uno de los ejemplares caninos más poderosos.

La inteligencia es uno de los rasgos más característicos del carácter del Pit Bull. A pesar de que a estos juguetones cánidos se les ha tachado en los últimos tiempos de ser unos asesinos en potencia, en realidad se trata de perros dotados de un carácter afable y muy sociable. Es cierto también que en ocasiones pueden ser extremadamente tozudos y cabezones. Aunque algo les resulte imposible de conseguir, no cejarán en su empeño de conseguirlo. Da igual lo alta que esté la meta, un Pit Bull nunca cesa en su empeño. Hasta no recibir una orden que le indique lo contrario no desviará su atención. Su aguda inteligencia les facilita la capacidad para aprender cosas nuevas.

La fidelidad hacia su dueño es también otro factor de la personalidad del Pit Bull. Este perro se desvive por sus amos y por lograr complacerlos, es muy importante la aprobación por su parte. Son perros que necesitan hacer gran cantidad de ejercicio para poder desfogar toda su energía y, por ello, requieren de más tiempo que otras mascotas.

También se caracterizan por su dureza, espléndida salud a lo largo de toda su vida y su asombrosa disposición para el ejercicio, por lo que son prácticamente inagotables a la hora de ejercitarse, y normalmente se cansara antes su dueño que ellos. Aguantan las enfermedades estupendamente y como dicen muchos entendidos, son "el asombro del mundo veterinario en cualquier parte del mundo". De hecho, el comentario más usual de la persona que ha tenido uno de estos perros durante unos años, es "que nunca habían visto cosa igual".


En valor, resolución, resistencia a la fatiga, indiferencia al dolor, y obstinada perseverencia en la superación de cualquier desafío, el APBT no tiene igual en el mundo canino. Aunque el APBT se usó una vez como un símbolo nacional norteamericano de valor y orgullo, es actualmente motivo de grandes malentendidos.

UNA DE LAS VERSIONES SOBRE SU AUTENTICA PROCEDENCIA
Bastantes inmigrantes Británicos se desplazaron desde Gran Bretaña hasta USA en los años de 1700 con sus perros Británicos, especialmente desde Irlanda. En los años de 1800, se tiene constancia de los nombres de varios criadores Británicos que se desplazaron a USA con sus perros, como por ejemplo; Delihant, Farmer, Con Feeley, Earl Tudor y Joe Corvino. Desde Irlanda llegarón a USA W.S. Semmes, John PH Colby, Jim Corcoran, William J. Lightner, Johnny McDonald (Gas House), John Noonan y otros muchos. Estos perros de los criadores mencionados,son los ascendientes ya lejanos del Staffordshire Bull Terrier de hoy en día. El popular criador Charles Lloyd, traslado en torno al 1880 desde Inglaterra hasta USA a los conocidísimos perros Lloyd´s Pilot, Lloyd´s Paddy y Burke´s Rafferty. Estos perros fueron superclases de su época y el patrón a seguir por los aficionados Americanos en sus diferentes crianzas con el APBT.


Aunque el APBT se ha criado históricamente para sobresalir en el combate contra otros perros, un APBT bien educado tiene un temperamento muy firme y, contrariamente a la creencia popular, no es intrínsecamente agresivo hacia seres humanos. Sin embargo, como adultos, algún APBTs puede mostrar la agresión hacia otros perros. Este hecho, junto con la fuerza de APBT's y su determinación, debe tomarse en cuenta cuando se piensa si el APBT es la raza correcta para usted. Como con cualquier perro de compañía, la socialización y el entrenamiento constante, son elementos que se deben manejar desde muy temprana edad.

Hay varios tipos de perros que comúnmente los llaman "Pit Bull". Principalmente, éstos son el American Pit Bull Terrier (APBT), el American Staffordshire Terrier (AST), y el Staffordshire Bull Terrier (SBT), los tres comparten una ascendencia ancestral común, pero los fueron criando posteriormente acentuando diversos criterios de crianza en cada una de la líneas. Debido a esta divergencia, alguna gente piensa que ahora son razas distintas. Otros prefieren verlos como diversas " variaciones" de la misma raza. Ninguna de las dos visiónes es incorrecta, pues entra en discusión el cómo definimos una " raza ". Este documento versa pricipalmente sobre el American Pit Bull Terrier, específicamente esos perros que descienden de la relativamente reciente "raza de competencias".





HISTORIA OTRA VERSION

Aunque el origen exacto del APBT no se conoce, podemos situar con certeza sus raíces, por lo menos ciento cincuenta años atrás o más, en Inglaterra. Durante el el siglo XVIII y XIX el deporte de "bull baiting" ó peleas contra toros, estaba en su máximo apogeo y los perros fueron criados para sobresalir en esta faena. El mismo tipo de perro también fue utilizado por los cazadores para capturar presas y por los carniceros y los granjeros para dominar y controlar ganados ingobernables. Estos perros fueron llamados los " bulldogs. " Históricamente, la palabra " Bulldog " no apuntaba a una raza de perros en específico, sino que fue aplicada a los descendientes de los perros más antiguos del tipo Mastiff que sobresalieron en la actividad del "bull baiting". Los " bulldogs" de yore eran muy diferentes, y no se deben confundir, con los graciosos perros de exhibición de hoy en día. El viejo Bulldog de trabajo, criado para la acción, estaba más cercano en fenotipo y espíritu al APBT y/o el American Bulldog moderno. El uso de la palabra "bulldog " aplicado a APBT's persiste incluso hoy entre los fan's de los APBT.
Cuando el "bull baiting" fue prohibido en Inglaterra en 1835 la actividad de poner en combate un perro contra otro empezó a tener auge y llenó el vacío que dejó esta abolición. Un punto en disputa, a cerca de la historia del APBT, radica en si ésta raza de perros de pelea era esencialmente una nueva raza creada especialmente para este pasatiempo popular. Algunos autores, notablemente Richard Stratton, han teorizado que el APBT es esencialmente la misma raza que los del perros de la epoca del renacimiento usados en "bull-baiting", en gran parte puro mezclado luego con cualquier otra clase de perro, específicamente terriers. Estos autores consideran el actual nombre, American Pit Bull Terrier, un doble error, puesto que, en su opinión, la raza no es de origen americano y no es un terrier. Explican la atribución popular del origen de la raza a una cruza entre el "bull baiting" y los terriers como confusión retrospectiva con la historia de crianza de la Bull Terrier Inglés, quien nunca fue un perro de peleas y que además tiene su origen bien documentado.
Otros autores que han investigado el tema, como el Dr. Carl Semencic, defienden que el APBT es de hecho el producto de una cruza entre el perro "bull baiting" y terriers, y que la raza simplemente no existió en su forma actual durante el Renacimiento. Ellos argumentan que al pensar en el linaje de APBT, no deberíamos fijarnos en los perros de show de hoy en día como Yorkshire Terriers, sino que por el contrario de en los animales de trabajo (probablemente ahora extintos) que fueron criados para mostrar gran tenacidad en el deporte de la caza. El problema de probarlo, que se presenta en discusiones sobre los orígenes de cualquier raza, es acrecentado en este caso por el secreto extremo de los criadores de los Pit Bull. Los pedigríes del siglo XIX, si se documentaron, no fueron divulgados, puesto que ningun criador iba a revelar a sus rivales los secretos de su éxito para que estos los imitaran. En cualquier caso, o más allá del mediados del siglo de XIX, la raza había adquirido todas las características esenciales por las cuales sigue siendo estimada hoy en día: sus capacidades atléticas impresionantes, su gameness sin igual, y su temperamento tolerante.


Los antepasados inmediatos del APBT eran perros de peleas Irlandeses e Ingleses llevados a los Estados Unidos a mitad del siglo XIX. Una vez en los Estados Unidos, la raza divergió levemente de la qué fue producida en Inglaterra e Irlanda. En América, en donde estos perros fueron utilizados no solamente como perros de pelea, también lo fueron como "catch dogs" (es decir, para recuperar los cerdos y ganados perdidos) y como guardas de casa, los criadores comenzaron a producir un perro levemente más grande, con patas más largas. Sin embargo, este aumento de tamaño y peso era pequeño hasta muy recientemente. Los antiguos animales Irlandeses del siglo XIX raramente sobrepasaban las 25 libras ó 12Kilos, y no era inferecuente encontrarse con perros de 15-lb. En libros Americanos de principios del siglo IXI sobre la raza, es raro encontrar un espécimen con peso superior a las 50 libras (20Kg aprox., con algunas notables excepciones). De 1900 a 1975, hubo probablemente un incremento muy pequeño y gradual en el peso medio de APBT's, sin ninguna pérdida notable en su desempeño. En adelante la gran mayoría de APBT's no son criados conforme al estándar tradicional, el axioma americano de "más grande es mejor " ha asumido el control en las prácticas de crianza de muchos criadores neófitos que se unieron a la ola de popularidad de los pitbull's en los años 80.


Esto ha dado lugar a un aumento de la talla media de APBTs en los últimos 15 años, un fenómeno dañino para la raza en opinión de los expertos. Otra modificación menos visible de la raza desde el siglo XIX fue la fijación genética selectiva de los estilos de pelea (tales como especialistas frontales, especialistas en sofoque, etc.), pues la crianza de animales de competencia se sofisticó a medida que la competencia se hacia cada vez mas fuerte. A pesar de estos cambios, ha habido una continuidad notable en la raza por más de un siglo. Fotos de hace un siglo, muestran animales indistiguibles de los de hoy en día. Aunque, como en cualquier raza de estas características, usted encontrará cierta variabilidad lateral en el fenotipo a través de diversas líneas de sangre. Hay fotos de pit's de los 1860's que son fenotípicamente idénticos a los APBT's de hoy.


A lo largo del siglo XIX, estos perros eran conocidos por una variedad de nombres "Pit Terriers", "Pit Bull Terriers", "Half and Half's", "Staffordshire Fighting Dogs", "Old Family Dogs", "Yankee Terriers", and "Rebel Terriers" por nombrar unos poos. En 1898, un hombre llamado Chauncy Bennet formó el "United Kennel Club" (UKC) con el único propósito de registrar "Pit Bull Terriers", pues el "American Kennel Club" no los reonocía. Originalmente, él agregó la palabra " American " al nombre y quitó la palabra "Pit". Esto no satisfizo a todo el mundo por lo que la palabra "Pit" fue añadida más adelante de nuevo al nombre entre paréntesis como un compromiso. Los paréntesis se removieron hace aproximadamente 15 años. El resto de las razas que reconoce actualmente la UKC fueron posteriores al APBT. Otro registro de APBT's lo lleva la asociación americana de criadores de perros (ADBA) inició actividades en septiembre de 1909 gracias a Guy McCord, amigo cercano de John P. Colby. Ahora bajo administración de la familia Greenwood, la ADBA únicamente se ocupa del los APBTs. El ADBA patrocina shows de conformacion, pero principalmente, patrocina competencias de arrastre de peso las cuales prueban la fuerza, stamina y el corazón del perro. También publica trimestralmente una revista dedicada al APBT llamada "The American Pit Bull Terrier Gazette". Los entendidos manifiestan que el ADBA es el registro adecuado para APBT ya que ellos hacen esfuerzos para preservar las características originales de la raza.
En 1936, gracias a series como "Pete el perrito" en "Lil Rascals" y "La Pandillita" quiénes familiarizarón al público con el APBT, el AKC reaccionó ante la popularidad de la raza y comenzó a registrarla como el " Staffordshire Terrier ". Este nombre fue cambiado a "American Staffordshire Terrier " (AST) en 1972 para distinguirlo de su más pequeño y primo inglés el Staffordshire Bull Terrier. En 1936 las versiónes del AKC, del UKC, y la ADBA del "Pit Bull " eran idénticas puesto que la linea original de AKC vino de los perros de pelea, que estaban registrados por la UKC y ADBA. Durante este período, y los años que la precedieron, el APBT era un perro ampliamente aceptado en Norteamérica. En este tiempo el APBT era considerado el animal doméstico ideal para la familia. Debido a lo divertido y cariñoso, el buen temperamento, la raza era considerada como ideal para las familias con niños pequeños. Incluso la mayoría de las personas si no podrían identificar la raza por nombre, los niños de la generación "Lil Rascals" deseaban un compañero como "Pete el perrito". Durante la primera guerra mundial, había una propaganda Norteamericana que representaba a las naciones europeas rivales con sus perros nacionales vestidos en uniformes militares; y en el centro la representación de los Estados Unidos era un APBT que decia a pie de página: "Soy neutral, pero no me asusta ninguno de ellos."
Desde 1936, debido a diversos objetivos para la cria, el American Staffordshire Terrier y el American Pit Bull Terrier han divergido en fenotipo y spíritu/temperamento, aunque ambos, continúan teniendo en común el buen caracter. Algunas personas que sintieron que después de 60 años de crianza para distintos objetivos, estas 2 líneas eran razas distintas. Otras personas prefieren verlos como dos líneas de la misma raza (de competencia y de show). De cualquier forma, la brecha continúa ensanchandose ya que los criadores de ambas razas dicen que es inadecuado mezclarlas. Al ojo inexperto, los AST's (American Staffordshire Terrier) pueden parecer más impresionantes y temibles, con una cabeza más grande y cuadrada, con los músculos de la quijada sobresalientes, un pecho más ancho y un cuello más grueso. En general, ni siquiera se aproximan en capaciad atlética para competencias a los APBT's de competencia. Debido a la estandardización de su conformación para propósitos de shows, los ASTs tienden a parecerse mucho entre si, mucho más que los APBT's entre ellos. Los APBTs tienen un rango de fenotipos mucho mayor, puesto que los objetivos de crianza fundamentales, hasta los últimos tiempos, no han sido producir un perro con determinada forma, color o pose sino producir uno capaz de ganar las competencias de Pit's, en las cuales las características estéticas no cuentan. Hay algunos APBT's de competencia que son prácticamente indistinguibles de un AST típico, pero en general son más inclinados, con patas más largas, y son más ligeros sus dedos, tienen además más stamina, agilidad, velocidad, y una potencia explosiva.
Después de la segunda guerra mundial, hasta principios de los años 80, el APBT paso algo desapercibido. Pero solo unos pocos devotos conocian la raza, la conocían en detalles. Estos devotos sabían típicamente mucho más sobre la ascendencia de sus perros que sobre el suyo, podían a menudo hablar de pedigries de siete u ocho generaciones atrás. Cuando los APBTs se hicieron populares entre el público, alrededor del año 80, individuos infames con poco o ningún conocimiento de la raza comenzaron a tener y criar Pit's, los problemas comenzaron a surgir. Muchos de estos recién llegados no se adhirieron a las metas de crianza tradicionales de los antiguos criadores del APBT. Comenzaron entonces a realizar cruces aleatorios y engendrar cachorros persiguiendo solamente la ganacia monetaria. Peor, algunos neófitos sin escrúpulos comenzaron a seleccionar los perros para exactamente los criterios opuestos que habían prevalecido hasta entonces: Comenzaron selectivamente a criar los perros para mostrar agresividad al humano. Después de poco tiempo, estos individuos incrementaron la producción de Pit's agresivos hacia el humano llenando el "gran mercado". Esto, juntado con la propensión de los medios de comunicación a la simplificación y el sensacionalismo amarillista, dio lugar a la histeria anti-Pit Bull, la cual continúa a estos días. Debe ser evidente que, especialmente con esta raza, usted debe evitar este tipo de criadores. Encuentre un criador con una reputación nacional; investigue, por ejemplo, a los criadores que anuncian en reonocidas revistas. A pesar de la introducción de algunas malas prácticas de crianza en los últimos 15 años , la mayoría extensa de los APBT's siguen siendo muy amigables al humano. La Asociación Americana de Pruebas Caninas de Temperamento, que otorga títulos del temperamento para perros, señaló que el 95% de todos los APBTs que hacen la prueba la aprueban, comparado con un 77% para todas las razas en promedio. El APBT's es la cuarta raza con mayor porcentaje de aprobación.


Hoy, el APBT todavía se utiliza (ilegalmente en los bajos fondos) como perro de peleas en los Estados Unidos; las peleas entre Pit Bull's también ocurren en otros países donde no hay leyes o donde los leyes existentes no se hacen cumplir. Sin embargo, la gran mayoría de los APBT's, aunque se crian persiguiendo ese fenotipo y genotipo del antiguo animal de peleas, rara vez se utilizan para este fin, mas bién, son leales y cariñosos perros de compañía que conviven plenamente con la familia. Una actividad que ha tenido mucho auge entre lo entusiastas del APBT es la competencia de halar pesos, estas competencias mantienen vivo el espíritu de competencia del APBT, pero sin sangre o dolor. El APBT está idealmente preparado para estas competencias, en las cuales sus cualidades de nunca abandonar la competencia así como su fuerza bruta cuentan. Actualmente, los APBTs tienen varios record's mundiales en varioas categorías de peso. Se ha visto a un APBT de 70-lb. halar una mini-furgoneta!. Algunos APBTs se han entrenado lograndondo buenos resultados en el deporte de Schutzhund; estos perros, sin embargo, son más la excepción que la regla.






http://www.geocities.com/Heartland/Pointe/8859/

http://www.mascotasyhogar.com

http://www.villaliberty.org/

No hay comentarios: